Jose Arboleda

Obra
Prints
Animación
Más...

El Koi Volador

Sobre Barichara pasó un Koi volador, nadando entre las nubes dejó una estela sinuosa que llegó hasta las copas de los árboles. Las guacharacas se despertaron con el vendaval y como gallos bandoleros, lo advirtieron con su graznido estruendoso. Pero él, acostumbrado al tronar del cielo no reparó en el agitado bullicio.

El sol comenzaba a brillar, desenterrando millones de hormigas voladoras, que deslumbradas por el reflejo incandescente sobre las escamas cobrizas del enorme pez, lo golpearon como proyectiles alados. Pero él, acostumbrado al más punzante granizo, no se percató del hostil ataque.

El profundo y desgarrado sonido de los monos aulladores estremecía a cualquier transeúnte; Los furiosos enjambres mantenían a los visitantes alejados; Los escorpiones, serpientes y tarántulas se alistaban amenazantes detrás de cada piedra. Pero nada perturbaba la pausada ondulación de sus aletas.

Al medio día, todos los animales se resguardaron del inclemente calor. El aire se distorsionaba en el horizonte y la humedad lo envolvía asfixiante. Pero el Koi volador había pasado la vida bajo el sol, sus aletas se habían curtido, sus escamas se endurecieron y sus ojos se habían secado buscando a su pareja, nada detendría su andar deambulante.

La luz plateada de la noche descubrió un hermoso tono bermejo bajo el verde tapiz del bosque seco. Eran las escamas de su compañera, que se asomaban mientras yacía enterrada. Al verla, ascendió hasta las estrellas, sus ojos se volvieron a humedecer y se dejó caer como clavadista, se sumergió en la tierra y lentamente se posó junto a ella. El río encontró camino en medio de los dos grandes cuerpos, el bosque los abrigó y los animales volvieron a cuidar con celo a los peces que descansan en esta tierra.

•Edición limitada de 50 copias
•Tintas pigmentadas sobre papel museo 100% algodón
•30 x 23 cm

$140.000 COP

Si te interesa este print
escríbeme